Como prepararme para mi cirugía de Manga Gástrica

Preparándose para la cirugía de manga gástrica

Además de hacerse todos los exámenes que su médico le indique, usted puede ayudar con otras cosas:

Ejercicios respiratorios – Fisioterapia pulmonar

Los ejercicios de respiración profunda son una serie de ejercicios que se indican para pacientes con exceso de peso, los cuales tienen una expansión torácica restringida.

El objetivo de los ejercicios respiratorios es mantener permeables y libre de secreciones las vías respiratorias del paciente, con el objetivo de prevenir infecciones respiratorias.

Durante estos ejercicios el paciente tiene que inspirar profundamente por la nariz con la boca cerrada, posteriormente se le pide al paciente que apriete los labios como si fuera a silbar para espirar suave y lentamente inflando un globo.

La duración de estos ejercicios es de 10 minutos 4 veces por día.

Bajar de peso previo a la cirugía.

Entre más bajo sea su índice de masa corporal, más bajos serán los riesgos de presentar alguna complicación durante y después de la cirugía, y más fácil será para su cirujano el realizar la cirugía. Consulte con su médico para que él le confirme si en su caso es recomendable perder tanto peso como pueda antes de la cirugía.

 

¿Por qué es importante una dieta pre-quirúrgica, así como una suplementación con vitaminas y minerales?

Una dieta que disminuya su índice de masa corporal, que disminuya el tamaño de su hígado, favorecerá de forma importante la realización de la cirugía, así como el proceso de cicatrización.

Eleve la cantidad de proteínas en su dieta consumiendo carnes magras, soja, yogurt griego, huevos, leche descremada e incluso barras proteínicas. Usted recibirá una instrucción muy detallada de la dieta pre y post operatoria por parte de una nutrióloga especialista en cirugía de obesidad, Y no olvide tomar un vaso con agua con sus suplementos de vitaminas, minerales y oligoelementos.

Unos días antes de la cirugía y la noche anterior

En la mayoría de los casos, su médico le indicará una dieta planificada para unas dos semanas antes de la cirugía, con la finalidad de que usted pueda ir bien preparado nutricionalmente a la sala de operaciones, y para que su cuerpo vaya adaptándose progresivamente a los nuevos alimentos que consumirá.

Unos días antes de la cirugía, deberá acudir a la consulta para que su médico le informe sobre lo que debe llevar el día de su intervención quirúrgica.

Debemos recordarle que no debe comer absolutamente nada después de la medianoche del día antes de la cirugía.

¿Por qué se hace esta recomendación a los pacientes?

Una de las complicaciones que resultan de tener el estómago lleno durante una cirugía, son los vómitos y posterior a ello broncoaspiración; esto quiere decir que los alimentos procedentes del estómago son devueltos hacia el esófago (regurgitados) y entran en la vía respiratoria produciendo una obstrucción que impide respirar al paciente en plena sala de operaciones, y en medio de la cirugía.

Se debe evitar incluso consumir caramelos, masticar chicle, o tomar medicamentos.