La cirugía de manga gástrica, es una operación que busca ayudar a las personas que sufren de obesidad y no han podido perder peso por medio de métodos tradicionales como son dieta y ejercicio.

Este procedimiento en la actualidad es muy seguro y muy efectivo, el impacto que puede tener en los pacientes afecta varios aspectos, en especial psicológicamente hablando. Al realizarse un procedimiento de manga gástrica, el paciente, en la mayoría de los casos, espera ver resultados de un día a otro, sin embargo, es importante entender, que se deben de hacer cambios en el estilo de vida, para realmente lograr lo esperado.

¿Cómo es posible saber qué esperar tras la cirugía de manga gástrica? Primero, antes de someterse a este procedimiento, es recomendable acercarse con un Médico Cirujano especializado para que resuelva todas sus dudas al respecto.

Es normal que, tras la cirugía de manga gástrica, el paciente se sienta más débil, más cansado, comience a perder cabello e incluso se encuentre hasta cierto punto malhumorado, lo anterior resulta del cambio en la ingesta de alimentos.

Por otro lado, vienen los efectos estéticos, cuando se comienza a subir de peso, la piel empieza a estirarse junto con el estómago y ésta puede regresar a su forma original con ayuda de ejercicio al bajar esos kilos de más, sin embargo, cuando se llega a los extremos, tanto para requerir de una cirugía de manga gástrica, la piel se ha estirado hasta su límite y no es posible que baje en la misma proporción que el peso.

Para muchos, esta experiencia puede llegar a ser traumática, pues lejos de sentirse bien con su nuevo cuerpo, el exceso de piel resulta incómodo, por ello es recomendable considerar una cirugía adicional para removerla, después de la operación de manga gástrica.

La vida después de una cirugía de manga gástrica:

El paciente se suele recuperar de una operación de manga gástrica en unas pocas semanas, pero tardará varias semanas en volver a comer alimentos corrientes. La cirugía de manga gástrica reduce el tamaño del estómago de forma permanente. Para acostumbrarse a tener un estómago de menor tamaño, necesitará seguir una dieta especial que empezará solo con líquidos.

La dieta consistirá en un plan de alimentación que irá avanzando de forma gradual hasta los alimentos sólidos; por ejemplo:

*Durante las 2 a 3 primeras semanas posteriores a la operación, obtendrá toda la alimentación de bebidas ricas en proteínas.

*Durante las dos próximas semanas comerá alimentos en forma de puré o papilla.

*Por último, seguirá la ingesta de alimentos blandos durante otro par de semanas, antes de volver a ingerir alimentos ordinarios.

 Dr. Héctor M. Bernal
Cirugía Bariátrica y Metabólica